LA PRIMERA DE LA PRIMAVERA

Acabamos de traspasar el ecuador del invierno, con la celebración de la Candelaria, que nos avisa de que nos queda aún la mitad de la estación, cuando ya tímidamente hemos descubierto la planta que anuncia la primavera, la pequeña prímula, brotando valiente.

Con el fin de practicar el arte de la atención, y también para animaros a que preparéis vuestros propios herbarios, tal y como solemos hacer en los talleres primaverales y veraniegos en nuestro jardín de aromáticas, os pongo unas imágenes para que hagamos una correcta distinción entre las dos variedades de primavera más comunes:

Esta es la Primula vulgaris:

Esta es la Primula veris:

Fuente: http://www.vivelanaturaleza.com

Tradicionalmente se usa como medicinal la Primula veris. Sin embargo, la P. Vulgaris, más común y abundante en la península ibérica, las puede sustituir sin problemas. Es más, dada la escasez que afecta a la P. Veris, protegida en algunos lugares, es mejor abstenerse de recolectarla, especialmente en lo que se refiere a la raíz, ya que, obviamente, supone la muerte de la planta.

En nuestro programa de radio de esta semana, que en breve podréis disponer de su podcast grabado en nuestro rincón del Jardín de la Salud, hemos hablado largamente de su historia, propiedades medicinales tradicionales, con algunos consejos y recetas para su uso medicinal, en infusión, en cataplasmas, etc. y muchas más curiosidades.

La primavera es una planta comestible, y tal y como os prometí en dicho programa de radio, aquí va alguna otra receta más, aparte de las que os comenté, con primaveras:

VINO DE PRIMULA (*)

Parece ser que en inglaterra se hace un vino con los pétalos de Primula vulgaris, que se realiza de la siguiente manera:
Se pone a macerar en 6 litros de agua un puñado de flores de Primula vulgaris sin los tallos y los cálices, medio kilo de azúcar, una cucharada de mermelada de cerezas o de ciruelas, un vaso de zumo de limón, y la corteza de un limón.

La maceración debe durar 100 días exactos, luego el vino resultante podrá ser filtrado y embotellado; antes de echar el vino en las botellas se pondrá en el fondo de cada una de ellas un terrón de azúcar; luego se taparán con cuidado y se pondrán el fresco.

(* “Guía Incafo de las plantas útiles y venenosas de la Península Ibérica y Baleares”
Diego Rivera Núñez/Concepción Obón de Castro
Editorial: Incafo, España, 1991)

TARTA DE PRIMAVERA(*)

Preparación: tomar 200 gr de flores, cortandolas por el extremo superior del pedúnculo, picarlas en un mortero y mezclarlas con medio litro de crema de leche. Llevar a ebullición y hervir por unos pocos minutos, dejar enfriar e incorporar batiendo cuatro huevos. Endulzar con un poco de miel; en ese momento la mezcla debe tener consistencia espesa. Cubrir una fuente esmaltada de horno con pasta para tartas y verterle encima la mezcla anterior. Cocer a horno fuerte por una hora y servir caliente o frío.

(*Plantas Silvestres Comestibles (Spanish Edition)
Genders, Roy
Editorial: Blume, 1994)

BUÑUELOS DE CÁNCARO (prímulas) (*)
Hojas de Cáncaro, 200g harina, 1/2 vaso de leche, 6 huevos, 2 cucharadas de azúcar (o panela), sal y aceite
Mezclamos la harina con la leche y a continuación incorporamos los huevos ya batidos. Añadimos el azúcar y la sal y removemos hasta tener una pasta fina (si queremos que al freírlas hinchen más incorporaremos primero las yemas y luego las claras a punto de nieve). Introducimos en la pasta las hojas, escurrimos un poco y freímos en aceite bien caliente. Las sacamos cuando estén
doradas. Las servimos en una fuente espolvoreadas de azúcar.

(*BIENAVENTURADA LA “MALEZA” PORQUE ELLA TE SALVARÁ LA CABEZA . USOS DE 113 PLANTAS SILVESTRES DE LOS CAMPOS NORTEÑOS,  César Lema Costas et al. 2016)

Evitad las posibles confusiones entre las distintas especies: Las primaveras autóctonas de la Península, a saber: Primula vulgaris (también denominada Primula acaulis), Primula veris (antes llamada officinalis) y Primula elatior, son comestibles. Sin embargo, las primaveras asiáticas cultivadas como ornamentales como Primula obconica, Primula sinensis, Primula cortusioides, Primula sieboldi, Primula mollis, y multitud de híbridos que generan flores de todos los colores,  provocan con frecuencia dermatitis.