Esta es la cuchara chocolatera de mi abuela.

Cuántas tazas de reconfortante chocolate habrá preparado!

Cuánta humanidad en torno al calor de la cocina de carbón, asubiándose de esos fríos y lluviosos inviernos!

La cuchara tiene más de cien años y muchas más batallas, prueba de ello son las muescas que el calor de la tartera han dejado en su piel, madera quemada que ha dejado su huella.

Tomando este modelo centenario de utensilio, Edu ha creado estos modelos de cuchara chocolatera.

Son de pino tea, mimosa, iroko y castaño…podrán durar tanto o más años que la de mi abuela!!!

Están preparadas para su uso alimentario, pulidas con aceite de oliva virgen y con cera de abejas.

Listas para revolver y revolver humeantes caceroladas de chocolate espeso, con ricos churros, bizcochos o picatostes.

Mi abuela, con el paso de los años, seguía conservando su belleza y compostura. No sabría decir qué tenía más grande, si su corazón o su recetario de cocina!