El linimento oleocalcáreo, también llamado “aceite de nieve “es una fórmula tradicional que tiene sus orígenes en la Edad Media. Descrita en la Oficina de Farmacia de F. L. M. Dorvault según el Codex francés y farmacopeas europeas de mediados del siglo IX como “Linimento oleo calcáreo”, era el remedio de elección para quemaduras de segundo grado aplicando vendas de lienzo o tafetán embebidas en aceite de nieve.

Es un producto de uso muy común en países como Francia o Argentina.

Está compuesto a partes iguales de un aceite vegetal (“oleo”), originalmente aceite de oliva y agua de cal(“calcareo”). Al agregarle un poco de cera de abejas se consigue que la mezcla sea estable, ya que sin ella tendría tendencia a separarse (y habría que agitar el producto siempre antes de usarlo).
El agua de cal reacciona con el aceite y forman una emulsión «agua en aceite» (gotas de agua dispersas en aceite). Se obtiene una leche grasa muy suave, ideal para las pieles sensibles y que deja un film protector sobre la piel.
El agua de cal es un álcali que en unión de aceites vegetales reacciona dando forma a un linimento. Es antiséptico y fungicida. Regulador del ph en preparaciones demasiado ácidas.
Se usa en lociones astringentes, pomadas cicatrizantes, quemaduras y úlceras.

El linimento tiene poder de limpieza y protección, debido a su ph ligeramente alcalino, que contribuye a neutralizar la acidez que se concentra en la zona del pañal.

Es una receta tradicionalmente recomendada para el cambio de pañal de los bebés. Limpia y deja una película protectora que nutre y protege la piel frágil del culito del bebé. Previene los eritemas y elimina las rojeces y las irritaciones causadas por la humedad del pañal.
Se aplica generalmente sobre las costras lácteas que se forman en la cabecita de los bebés y también sobre las partes más secas del cuerpo de los pequeños. A los niños con dermatitis les va muy bien como crema hidratante corporal.
También se usa para aliviar las quemaduras. Y puede ser un buen desmaquillante: se aplica con un algodón suave y se retiran los restos del maquillaje.

Sus propiedades específicas vendrán definidas por la elección de los aceites vegetales y oleomacerados que elijamos, así como la inclusión de los aceites esenciales adecuados a cada situación. También podremos decidir su textura final, más líquida o más sólida, en función de gustos o aplicaciones.

 

 

Precauciones:

No se puede usar de forma habitual ni sostenida en el tiempo, para evitar alterar el ph ácido de nuestra piel, que varía de 5,5 a 5,9.