Este es el alcohol de romero auténtico, el genuino, el original, el natural, y como podéis comprobar simplemente por su tonalidad, no tiene nada que ver con el que se encuentra -transparente- a la venta en algunos establecimientos, además de que su potencia y propiedades se manifiesta en su máxima expresión cuando es casero y natural.
 
Sus ingredientes son bien sencillos: alcohol de 96º y hojas, flores y tallos frescos de romero -Rosmarinus officinalis-. Planta cultivada sin productos químicos, y lejos de zonas contaminadas.
 
Sus beneficios terapéuticos son innumerables. Sirva este post para reivindicar el poder del romero, que, por su cercanía y humildad, muchas veces pasa desapercibido, en favor de otras plantas foráneas que se ponen de moda. 
Nos lo encargaron para dar friegas en el pecho y espalda, en caso de catarros, gripes o resfriados, pero ya sea a modo de fricción o en compresas, tradicionalmente ha demostrado su utilidad en uso externo para los siguientes trastornos:
 
dolores musculares, articulares,  reumáticos, neuralgias,
– para lumbalgias, torceduras, golpes y contusiones que no sangren,
– piernas pesadas, varices y trastornos circulatorios,
– como masaje relajante para la zona cervical,
– contra la celulitis, la dermatitis seborreica, la gota,
– para prevenir las úlceras de decúbito en personas encamadas,
– antiparasitario para las mascotas,
– incluso como masaje tonificante.
 
Utilízalo con seguridad y evita estas contraindicaciones:
  • No lo utilices si estás embarazada, tienes alergia o sufres de epilepsia.
  • No ingieras el alcohol de romero bajo ningún concepto, salvo que hayas utilizado vodka u otro alcohol apto para el consumo humano en su preparación.
  • Si te das friegas, piensa que el alcohol reseca bastante, así que no te olvides de la crema hidratante.
  • No lo apliques sobre la piel irritada o dañada, porque empeorarás la situación. Opta entonces por infusiones, geles o cremas con unas gotas de aceite de romero.
  • Aunque lo verás en muchos sitios, el alcohol de romero no sirve para el cabello. Se confunde la infusión o el aceite de romero con el alcohol, aunque no es lo mismo. El alcohol puede dañarte y resecarte el cuero cabelludo, así que evítalo en esa zona.