Este bálsamo aftersun es un producto de tratamiento. De tratamiento de la piel que ha estado expuesta al sol, ya sea poco o demasiado tiempo, y que por ello necesita de sus efectos calmantes, refrescantes y regeneradores.

Ingredientes: Hidrolatos de hierbaluisa* y manzanilla, oleomacerado de caléndula e hipérico(**) en aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío, emulsionantes vegetales, conservantes ecológicos, diferentes aceites esenciales. (*de destilación propia) (**preparación propia)

La hierbaluisa y la manzanilla son antiinflamatorias, calmantes, antialérgicas, antibacterianas, y contribuyen a calmar y regenerar la piel.

Muchos consideran al aceite de hipérico y caléndula como el mejor remedio para la piel, tanto a nivel cosmético como terapéutico, es decir, tanto para curarla como para embellecerla: cura heridas, quemaduras, rozaduras, y regenera totalmente la piel, así que es el mejor aceite indicado para después del sol.

Este bálsamo está diseñado para utilizarse después del sol, ya que tanto el hipérico, como algunos de los aceites esenciales que contiene, son fotosensibles, y al contacto con el sol podrían producir manchas en la piel.

Hemos elaborado diferentes opciones aromáticas de este bálsamo, según los aceites esenciales que hemos ido incorporando a cada uno de ellos:

De lavanda -por su aroma y su poder regenerante de la piel- y romero -purificante, mejora la circulación y la piel irritada.

 

De litsea cubeba -analgésico y antiinflamatorio, que aporta optimismo- y menta -el más refrescante-.

De cítricos: pomelo, bergamota, mandarina. De aromas frescos, alegres, luminosos, estimulantes.

ENVASE EN MATERIAL ECOLÓGICO RECICLADO

  • Material ecológico 100% reciclado, protección UV, fácilmente lavable y reutilizable, que procede de un suministro local -europeo- con el fin de minimizar el impacto del transporte en el medio ambiente.
  • El  PET 100% reciclado o “PETR”  se obtiene reciclando botellas y envases de PET. El material se limpia a fondo y se muele, luego se usa para hacer pellets de PET reciclados que se usarán para hacer nuevos envases de PET.
    La sustitución de PET por PETR permite:
    –  reducir las emisiones de CO2 en un 52%
    –  reducir las emisiones de gases de efecto invernadero
    – ahorrar energía  : la fabricación de productos de PET reciclados ahorra hasta un 60% de energía en comparación con la fabricación de PET nuevo
    ,  preservando los recursos no renovables : el PET primario se produce a partir de escasos recursos naturales no renovables.
  • Creemos que garantizar una segunda vida para este PET es un acto ecológicamente responsable.
    Contribuimos a reducir nuestra huella de carbono y a poner nuestro granito de arena para el cuidado del medio ambiente.