Fórmula mejorada de las nubes de invierno, porque no sólo en invierno hay nubes, porque no sólo en invierno el frío o los cambios de temperatura afectan a las pieles sensibles e irritables.
Para quienes padecen de rojeces, picor, extrema sequedad, para la cuperosis y el acné rosácea, y para todos los que lo padecen en invierno, primavera y todas las estaciones.
Hemos enriquecido nuestro bálsamo para pieles sensibles, añadiendo a nuestra manteca batida, el aceite vegetal de calófilo o tamanu, con propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y antivirales que lo convierten en un aceite muy eficaz incluso en casos de acné, eczemas, psoriasis y herpes.
También hemos incorporado otros aceites esenciales, excepcionalmente valiosos para el tratamiento de estos síntomas: ciprés, siempreviva -helicrysum italicum ssp. serotinum-, lavanda de Sevilla y geranio rosa de Egipto.