Nos han encargado un perfume de Gardenia.
El aroma de la Gardenia es muy especial: o te enamora o te repele.
Para los enamorados de la Gardenia, están de enhorabuena porque podremos sustituir ansiolíticos, antidrepesivos, somníferos, anestésicos, todos ellos con fuertes efectos secundarios , por su simple e inofensivo aroma concentrado en su aceite esencial.
Según la investigación realizada en la Universidad de Ruhr (RUB), en Bochum, Alemania, publicada en ‘Journal of Biological Chemistry’, y recogida en el blog de nuestro admirado Pámies, la planta ‘Gardenia jasminoides’ puede ser igual de eficaz que algunos barbitúricos y sedantes para calmar, aliviar la ansiedad y favorecer el sueño.
El aceite esencial de gardenia, además de un aroma tan embriagador, tiene propiedades antibacterianas, antioxidantes, antiinflamatorias, sedantes y afrodisíacas.
Se ha combinado con unas gotas de aceite esencial de cedro, pino, vetiver y sándalo, para acentuar su carácter dulce y amaderado.
El aceite vegetal utilizado como vehículo de las esencias ha sido un oleomacerado de romero y lavanda, por lo que el perfume sienta bien al interior y al exterior, a la mente y a la piel.
Un aroma que puede calmar la mente y el desasosiego mental, estimular el deseo sexual, favorecer la meditación, recuperar la serenidad e invitar a la paz y el equilibrio.