Hace años que llevo usando este desodorante esencial líquido en spray, y por una cuestión de comodidad y economía de esfuerzos, ya que lo aplico de forma extraordinariamente rápida y su efecto se mantiene todo el día. Es un desodorante natural, fresco y ligero, que cuenta con los más importantes aceites esenciales inhibidores del sudor y con una combinación aromática exquisita, que además de actuar como desodorante, tal parece que te estás perfumando, ya que resulta un preparado aromático alegre y chispeante.

Ingredientes: Hidrolatos de hierbaluisa y de hoja de limonero**, polvo de piedra de alumbre natural, glicerina líquida vegetal -que suaviza y ayuda a fijar los aromas y las fragancias-. Con Aceite esencial de Palmarrosa (Cymbopogon martinii), Aceite esencial de pachulí (Pogostemom cablin), Aceite esencial de menta bergamota (Menta citrata), Aceite esencial de Yuzu (Citrus junos), Aceite esencial de Lima (Citrus aurantifolia).

*Ecológicos certificados. **De cultivo ecológico propio y destilación en alambique artesana.

El polvo mineral de alumbre ha sido utilizado desde la antigüedad como desodorante, fungicida, bactericida, reafirmante, tonificante, cicatrizante o antiséptico. Es un mineral sin componentes tóxicos. Está compuesto por sales potásicas y por sulfato de aluminio que no se absorbe a través de la piel debido al tamaño mayor de sus moléculas y que no desprende aluminio en sí. Actúa sólo en la superficie de la piel mediante la inhibición de la descomposición de la transpiración y por lo tanto no se produce olor al sudar.

Como todas las sales minerales son de efecto astringente, puede dar la impresión que es antitranspirante, pero en realidad no lo es, y no bloquea, por tanto, las funciones propias de la piel de eliminación de toxinas y transpiración.

La sal en polvo de esta piedra de alumbre, disuelta en una solución acuosa y junto con el resto de ingredientes, forma en las axilas una finísima capa salina alcalina, que evita que las bacterias puedan sobrevivir y por tanto, al eliminar las bacterias, se elimina el olor. En caso de sudoración excesiva, únicamente tienes que tener la precaución de aplicártelo con más frecuencia. También es desinfectante, antiséptico, y calmante de posibles irritaciones.

destilando hierbaluisa

Incorporamos los hidrolatos de hierbaluisa -suavizante y calmante- y de hoja de limonero -astringente y desinfectante-, son de destilación propia en alambique, con nuestras propias plantas cultivadas, ecológicas y mimadas. De ellos te hemos hablado largo y tendido en nuestra sección de hidrolatos, obtenidos de forma artesanal en nuestras destilaciones propias de planta cultivada o recolectada en ecológico, y que puedes consultar en los siguientes enlaces:

Y los aceites esenciales son todos quimiotipados y ecológicos:

Aceite esencial de palmarrosa: Antiséptico, bactericida de amplio espectro, fungicida, viricida, cicatrizante, hidratante y regenerador. Es uno de los mejores para tratar infecciones cutáneas, micosis y eccemas, y los aromaterapeutas lo eligen con el mejor inhibidor del sudor. Su perfume es similar al de la rosa o el geranio. En la medicina oriental, se dice que aplaca el «fuego», refresca, hidrata y refuerza la energía yin (Lydia Bosson, Aromaterapia Energética)

Aceite esencial de pachulí: Este aceite esencial es fungicida y antiséptico, y su aroma intenso tiene una gran personalidad. Me encanta ¡Tiene fama de afrodisíaco! Yo creo que atrae y encandila, y en el conjunto aromático con el resto de los aceites esenciales, ejerce una combinación deliciosa.

Aceite esencial de menta bergamota: es un aceite esencial antibacteriano y desinfectante, con un aroma calmante y relajante.

Yuzu

Aceite esencial de Yuzu: procede de Japón, de la destilación de la cáscara de un cítrico, lo que supone una ausencia de cumarinas, por lo que no es fotosensibilizante, sin peligro por tanto ante la posible creación de manchas en la piel al contacto con el sol. Su aroma se ha convertido en uno de mis preferidos, ya que tiene muchos matices cítricos, pero además de refrescar, como todos los cítricos, también calma, por su más de un 60% de linalool: a esa combinación aromática se le ha llamado “olor balsámico floral”, para mi gusto con muchísima personalidad refrescante, que se puede usar tanto en invierno como en verano.

Aceite esencial de lima: también procede de la destilación de la cáscara de este cítrico que procede de la India, y que no es fotosensibilizante, por lo que, aunque sea en las axilas, puede usarse sin miedo a que nos genere manchas por una exposición directa al sol

En botella de vidrio con spray difusor de 100 ml.

Recomendaciones de uso: Agitar enérgicamente antes de cada aplicación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.