Nos adaptamos a cada estación, con una crema esencial hidratante de día, y en verano, la luz, el calor y el sol son los protagonistas, y de acuerdo al momento, necesitamos pasar más tiempo al aire libre, para recibir las vitaminas veraniegas. Por eso, la crema que hemos diseñado para el verano lleva una selección de ingredientes que cuidarán y protegerán la piel de las agresiones del tiempo, la sequedad y el calor sobre todo, y contribuirán a su regeneración, nutrición y cuidado.

Ingredientes: Hidrolato de romero, aceites vegetales de aguacate, argán y albaricoque, oleomacerado de zanahoria en aceite de sésamo y almendras, ceras vegetales emulsionantes, ácido hialurónico, Coenzima Q10, vitamina E. Aceites esenciales de Palo de Hô, Lemongrass, Verbena exótica, geranio y patchouli.

El aceite vegetal de aguacate es utilizado por los aztecas desde hace miles de años, aporta flexibilidad a la piel, la hidrata, regenera y suaviza, penetrando muy bien en las capas de la epidermis. El aceite vegetal de argán, es una joya cosmética de la civilización marroquí, y restaura el manto hidrolipídico de la piel, aportando los elementos que ésta necesita siendo uno de los mejores tratamientos antienvejecimiento que podemos usar en esta época del año. El aceite vegetal de albaricoque, extraído en primera presión en frío de las pequeñas almendras del hueso, es excelente para la belleza y cuidado de la cara, muy rico en vitamina A y ácido linoleico, es tonificante, nutritivo, hidratante, revitalizante y suavizante. Todos ellos son muy penetrantes, y se absorben rápidamente sin dejar ninguna capa grasa brillante en la epidermis. 

El macerado de zanahoria en aceite de sésamo, que ya usamos para preparar la piel en primavera, es  calmante y actúa eficazmente contra la deshidratación o la hinchazón producida por el calor acumulado en la piel, por lo que es ideal también para durante y después del sol. La zanahoria es uno de los productos de la naturaleza con mayor porcentaje de beta-caretoneoides –provitamina A- que estimulan la regeneración de la piel y por tanto retrasan el envejecimiento cutáneo. Este compuesto es muy rico en vitamina E, tocoferol, ya que tanto el aceite virgen de sésamo como el de zanahoria, son ricos en esta vitamina, y este componente es imprescindible para generar piel nueva, favorece la circulación en los pequeños capilares de la epidermis y por tanto hace llegar los nutrientes que alimentarán las células, proporcionándoles tersura y suavidad.
El aceite de sésamo tiene tantísimas propiedades que viene siendo usado como alimento y cosmético desde hace miles de años en la medicina ayurveda. Últimamente se está valorando mucho su eficacia como filtro solar ante las radiaciones UVB. Si además añadimos que favorece el bronceado natural y que hidrata la piel, ya tenemos la clave de su éxito cuando llega el tiempo de tomar el sol.
Cuenta además esta crema esencial de día, con dos potentes principios activos: el ácido hialurónico aporta una máxima hidratación, favorece el rejuvenecimiento de la piel, estimula la propia formación de colágeno que dará firmeza al cutis, y tiene en efecto de relleno, consiguiendo reducir y atenuar las arrugas y los signos de la edad.
La coenzima Q10 actúa en las dos formas de envejecimiento, la del tiempo y la del sol. Científicamente conocida como ubiquinona, la coenzima Q10 es una de las sustancias antioxidantes que más puede hacer, tanto a nivel interno como desde el punto de vista estético, por frenar el proceso de envejecimiento.
El aceite esencial de lemongrass tiene un FPS 6 aporta un aroma cítrico sin ser cítrico, por lo que no debemos temer efectos de fotosensibilidad.
El aceite esencial de palo de Hô, regenerante y reafirmante cutáneo, con efecto afrodisíaco en la mujer, muy reconfortante a nivel emocional, que nos puede ayudar a pasar los vaivenes propios de la primavera, ya que reconforta, relaja tensiones mentales, estimula la creatividad y ayuda a adaptarnos al cambio estacional. El aceite esencial de geranio, de aroma embriagador, que cautiva, y que posee excepcionales cualidades dermocosméticas. De hecho, podría ser un único aceite esencial para todo lo relacionado con la piel. Cubre todos los problemas dermatológicos, ayuda a prevenir manchas, es un equilibrante nervioso y emocional. Es uno de los más valiosos y completos a nivel de piel. También lleva aceite esencial de verbena exótica, de aroma cálido, dulce y cítrico sin ser un cítrico, que además de su fragancia tan agradable, y cuidar nuestra piel, calma la ansiedad y la tensión nerviosa.
Y le hemos añadido unas gotas de pachulí, un aceite esencial exótico, afrodisíaco, y encantador, que potencia el resto de aromas, y aporta una nueva personalidad a esta crema diaria.