Esta crema hidratante y reparadora está compuesta por tres plantas que cuidan especialmente a las pieles sensibles, las pieles con dermatitis, pieles secas que se irritan y escaman con facilidad: la manzanilla, el aloe vera y la caléndula.
También ofrece buenos resultados para calmar la piel afectada por inclemencias del tiempo o para después de la depilación. 
 
Muy suave y de rápida absorción.
 
El oleato de manzanilla aporta a esta crema sus propiedades antisépticas, descongestionantes y cicatrizantes. Suaviza e hidrata la piel, calma los picores y la descamación, así como ayuda a la regeneración celular. Es antiinflamatorio y calmante, por lo que está especialmente indicado en pieles irritadas y sensibles. 
Además, tiene la virtud de realzar las propiedades de otras plantas medicinales cuando se encuentra mezclada con ellas.
 
El aceite de caléndula tiene propiedades antisépticas, bactericidas, antiinflamatorias, hidratantes y tónicas. Es antioxidante y aporta elasticidad y suavidad a la piel.
 
El aceite de aloe vera tiene un gran poder regenerante y cicatrizante. Todos ellos tienen propiedades purificantes, antisépticas y antibacterianas, por lo que son ideales para tratar infecciones cutáneas como el acné porque no solo desinfecta la piel sino que ayuda a que cicatrice mejor y más rápido. 
 
Ingredientes: Hidrolato de nerolí, Oleomacerados de manzanilla, caléndula y aloe vera, ceras vegetales, aceite esencial de lavanda, vitamina E. y Cosgard -conservante ecológico certificado.