Esta es una crema con textura de manteca batida, muy nutriente, reparadora, para pieles secas y muy secas, y para las pieles normales y mixtas que estén sometidas a cambios de temperatura, frío y viento, y para el otoño y el invierno, en que nuestra piel, sea del tipo que sea necesita mimos y cuidados.
Se ha diseñado como crema de noche, pero ninguno de sus ingredientes son fotosensibles, así que no habría ningún impedimento para que fuera usada también de día, comprendiendo que la piel llevará un poco más de tiempo en absorberla, pero merece la pena.
Ingredientes: Hidrolato de romero, Mantecas de cacao y karité, cera virgen de abejas felices, lavanda y romero macerado en aceite virgen de oliva y de almendras dulces, zanahoria macerada en aceite de sésamo, aceites esenciales de incienso, lavanda y romero verbenona.

Las mantecas, ceras y oleomacerados empleados promueven la regeneración de los tejidos, suavizan e hidratan, embelleciendo el tono de la piel.Son reafirmantes cutáneos, calman, reparan, e hidratan, nutriendo en profundidad.

Los aceites esenciales elegidos también cumplen esa misión: destacan sus propiedades cicatrizantes, reafirmantes, anti-edad, antidegenerativos, muy reparadores, antiarrugas. 
El incienso es una sustancia sagrada utilizada por todas las civilizaciones antiguas, con la que comerciaban fenicios, egipcios y hebreos por todo el mundo conocido, y del que quedaron numerosos escritos sobre sus usos medicinales. Además de sus propiedades cosméticas, armoniza y reestructura los ritmos biológicos, físicos, inmunitarios, emocionales y psicológicos.
El romero quimiotipo verbenona procede de Córcega, es un lujo para la piel, previene manchas y tiene una función antioxidante, eficaz contra arrugas, manchas en la piel, acné y cuperosis. También actúa sobre pieles castigadas, acartonadas y en procesos de descamación. A nivel energético, ayuda a despejar la mente, estimulando la claridad y la agudeza mental.
La lavanda, tónico y regeneratne cutáneo, es calmante, anti-inflamatoria, estimula el riego sanguíneo y es adecuada para todos los problemas dermatológicos, por eso se considera la panacea universal de los aceites esenciales. Antibacteriana y antiséptica, estimula la oxigenación de los tejidos, calma y relaja.