En todos nuestros talleres, y sobre manera en el Taller de destilación y colonias naturales, hablamos largo y tendido de los aceites esenciales, y de sus extraordinarias cualidades aromáticas y terapéuticas.
El primer contacto con un aceite esencial, sin duda es olfativo. Al abrir el frasco ya estamos percibiendo su aroma, gracias a las moléculas microscópicas que se liberan y se esparcen mágicamente por el ambiente.
Esas moléculas que lo componen son muy volátiles: ello quiere decir que el frasco no puede permanecer mucho tiempo abierto, porque se liberarían de forma más o menos rápida y nos quedaríamos sin aceite esencial!. Son también muy sensibles al calor, por lo que no pueden añadirse a preparados con elevada temperatura, ya que sus propiedades se perderían. 
Una de las maneras más sutiles y agradables de beneficiarnos de sus extraordinarias propiedades es la misma vía olfativa, esto es, en difusión, logrando dispersar por el aire que nos rodea, sus moléculas curativasTeniendo en cuenta su extremada volatilidad, la necesidad del alejamiento de fuentes de calor, y su gran concentración molecular, no pueden utilizarse como ambientadores en los quemadores convencionales que todos conocemos. 
difusor aceites esenciales
Para su difusión ambiental, se requieren de ambientadores o difusores específicos de aceites esenciales, porque manteniendo todas sus cualidades, distribuyen de una manera eficaz esas moléculas para que podamos inhalarlos con toda seguridad y eficiencia.
 
Existen al menos, cuatro tipos diferentes de difusión de aceites esenciales (puede que existan algunos más, pero éstos son los describe la aromatóloga Antonia Jover, y que se pueden localizar en el mercado): 
La difusión por “ultrasonidos”.Por agua y en frío
Estos difusores utilizan agua en la que se depositan unas gotas de aceites esenciales, y por medio de ultrasonidos crean una bruma aromática. La difusión es frío permite conservar las propiedades de los aceites esenciales. No conviene difundir más de media hora seguida, en una habitación de tamaño medio, para no saturar el ambiente, y se puede difundir, en tandas de media hora, varias veces al día, según necesidad. 
La difusión por “nebulización”. Por aire y en frío. 
Estos difusores emiten una vibración que separa las moléculas aromáticas en diminutas partículas, un pequeño motor produce aire y las propulsa en el ambiente a través de una aguja de cristal situada en el recipiente de cristal. Los aceites esenciales se depositan directamente en ese recipiente sin diluirlos ni con agua ni con aceite vegetal.
Con estos aparatos, en 15 minutos el aire queda saturado con las moléculas aromáticas. Se puede difundir de una a tres veces por día.
La difusión por “ventilación”. En celulosa y en frío.
Los aceites esenciales se depositan en un soporte absorbente tipo celulosa y el difusor propulsa las moléculas en el ambiente por medio de un ventilador. 
Esta difusión es muy suave, y también puede aplicarse durante media hora hasta tres veces por día.
La difusión por “calor suave”
A partir de los 45 grados de temperatura, los aceites esenciales pierden sus propiedades, por lo que estos difusores, sin alcanzar esa temperatura, calientan y expanden las moléculas aromáticas, por ambientes de espacio reducido y suavemente.
Sea cual sea el modelo del difusor, en ningún caso conviene dejarlo encendido durante la noche, más allá de media hora antes de acostarnos, en caso de que lo vayamos a utilizar para favorecer un sueño reparador y evitar el insomnio.
En el mercado hay modelos, formas y colores para aburrir.
difusores
Nuestros difusores de aceites esenciales son del primer tipo descrito: funcionan con agua destilada y en frío; y te garantizan los 3 requisitos fundamentales que deben cumplir:
  • primero: que no se calienten (ya que perderían sus propiedades terapéuticas),
  • segundo, que garanticen la presencia de los aceites esenciales en el ambiente hasta su última gota en funcionamiento, y
  • tercero, que sean silenciosos.

En invierno son muy necesarios: para desinfectar, evitar contagios, calmar la tos, favorecer una respiración balsámica, proporcionar descanso y recuperar o activar nuestra energía vital.

También los puedes utilizar también para aumentar tu nivel de concentración, calmar la ansiedad o la hiperactividad, favorecer el sueño, y un largo etcétera. 

Puedes incluir en el difusor una gotas de un único aceite esencial o hacer una mezcla de varios. Elige los aceites esenciales por las cualidades que quieras potenciar en un momento determinado: serenidad, respirar mejor, energía, concentración, equilibrio nervioso, etc. 
Contamos con una variedad de combinados aromáticas para tu bienestar: Consulta nuestra sección aquí: https://azufactorianatural.com/preparados/difusion-aromatica/
COMBINADOS PARA DIFUSION
Ven a visitarnos o consúltanos por teléfono: Te asesoramos en su uso y aplicaciones.
Hay todo un mundo de sanación en los aceites esenciales!
 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.