Estos bálsamos labiales apetecen…ahora en otoño y en invierno.
Pero, no apetecen sólo porque tengan cacao puro en polvo ecológico, o sándalo rojo molido y frambuesa, que piden comértelos.
Tampoco porque contienen aceite de ricino, que da más brillo a tu boca, ni por la caléndula y manzanilla en el aceite de almendras, que protege, calma y regenera tus labios.
No te apetecen sólo por la cera virgen de abejas felices, que cuidará esa piel tan sensible, preservándola del frío y del viento.
Quizá te apetezca por la exquisita manteca de karité, que se extrae de las nueces de un árbol sagrado,y que suaviza, nutre y regenera.
Puede ser que te apetezca, gracias al propóleo, porque vas a prevenir los herpes labiales típicos de esta época.
Será entonces su aroma, el que guíe los pasos de miles de besos a tu boca, sana y feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .