En la elaboración de nuevos jabones*, tratamos de evolucionar sin perder nuestra esencia y conexión con las plantas, y sin añadir artificios a nuestros preparados. Estos jabones llevan zumo de zanahoria y aceite macerado de zanahoria como principios activos fundamentales.

Con un color espectacular sin colorantes añadidos, está especialmente indicado para nutrir y favorecer la producción de melanina en la piel, para mejorar, mantener y prolongar tu bronceado, para evitar el envejecimiento prematuro de la piel, y para iluminarla.

El color naranja claro se lo proporciona las zanahorias ecológicas que forma parte de su composición.

Las zanahorias ecológicas con que fabricamos el zumo y el oleomacerado de estos jabones, son muy ricas en nutrientes como vitaminas A, C y E, betacarotenos y muchos otros antioxidantes que tienen propiedades nutritivas para la piel. Los antioxidantes ayudan a la piel a luchar contra los radicales libres y ayudan a rejuvenecer la piel madura o expuesta al sol.

Su uso continuado hace más resistente la piel frente a los rayos solares.

Jabón nutritivo, que reafirma, ilumina, tonifica, activa y mantiene el bronceado natural.

Ingredientes*: Zumo de zanahoria ecológica**, oleomacerado de zanahoria en aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío**, aceite de coco, manteca de coco, manteca de karité, cera virgen de abejas***. Proceso de saponificación en frío.

*Certificados ecológicos. ** Elaboración artesanal. ***Procedente de colmenas de Liébana.

Recomendaciones de uso: Pastilla de gran duración y cremosidad, que se aconseja preservar de la humedad entre cada uso, con el fin de asegurar su mayor durabilidad. Puedes destinarla o bien a la cara, contorno de ojos y cuello, a las manos o bien a todo el cuerpo.

*Todos nuestros jabones se hacen en su totalidad con aceites vegetales en los que se han macerado plantas aromáticas y medicinales.  Todo el proceso de elaboración de cada jabón puede llevar de seis a doce meses: la saponificación en frío del jabón suponen 40 días, que en algunos casos se amplía de dos a cuatro meses, dependiendo de la textura final. El proceso de maceración lleva de dos a seis meses, dependiendo del tipo de maceración. Previamente a la maceración, ha habido que cultivar y secar durante dos a cuatro semanas, o bien recolectar en el lugar y momento justo de concentración de principios activos, y en ambos casos, con criterios ecológicos, de respeto y cuidado con el medio ambiente. Tienes en tus manos un producto artesano, elaborado con mimo, cuidado, dedicación y tiempo, mucho tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .