Es posible que tengas que convivir el resto de tu vida con una enfermedad crónica, degenerativa o inflamatoria, que te impide seguir un ritmo normal de vida por un dolor que te atenaza y te desmoraliza.
Independientemente de su origen, puede ser que aunque cambies tus hábitos, haya un proceso irreversible, con el que tendrás que adaptarte a vivir.
Pero no te resignes a convivir con el dolor, porque tanto el dolor, como muchos de los síntomas que acompañan a estas dolencias, son posibles de paliar, reducir y eliminar en muchos casos.
Los aceites esenciales específicos te aportarán una calidad de vida inesperada, ya que reducirán la inflamación y calmarán en muchos casos de forma total, todos los dolores osteo-musculares y malestares asociados a estas patologías.
Algunos de ellos, activan incluso los mismos neuroreceptores que cuando se toma morfina, produciendo un bienestar psicoemocional, calmante y reparador, sin contraindicaciones ni efectos secundarios indiseables.
Puede ser que lleves años sufriendo, y que lleves tomando muchos medicamentos sin resultados aparentes o sostenidos en el tiempo. 
Puedes probar la aromaterapia. Poco hay que añadir, después de su uso. 
Simplemente, desaparece el dolor.
No crees que merece la pena probarlo?