El bálsamo para golpes es un indispensable del botiquín familiar, no sólo para niños, sino para adultos, ya que nadie estamos libres de un golpe, con su consiguiente moratón, hematoma, chichón o derrame, y cuanto antes se aplique este producto, antes paliaremos las dolorosas consecuencias de este percance, e incluso muchas de ellas las podremos evitar.

Nuestro preparado contiene los dos remedios soberanos naturales que existen para tratar las contusiones y que no pueden faltar en ningún preparado anti-golpes:

  • El árnica -Arnica montana– planta de montaña de la que se usan las raíces pero principalmente las flores- cultivada por nuestros amigos del colectivo Lavéndula a unos 1.100 metros de altitud, en la pasieguería burgalesa de las Machorras-. Esta planta macerada en aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío, aplicada externamente, elimina los hematomas más rápidamente que cualquier otra medicación, ayudando a los tejidos a regenerarse, aumentando la circulación a nivel local, por lo que no sólo está indicada en casos de hematomas, contusiones y chichones, sino también en esguinces, dolores musculares y neuralgias.
  • La siempreviva amarilla o inmortal -Helichrysum italicum- de cuyo aceite esencial se dice que es el árnica elevada a la enésima potencia, porque tiene un efecto anti-hematomas muy potente, el mejor para reabsorber hematomas e incluso impedir su aparición si se aplica enseguida.

El resto de ingredientes vienen a enriquecer  el preparado, aportando sus propiedades anti-inflamatorias,  antisépticas, analgésicas y cicatrizantes.

Ingredientes: Macerado de árnica en aceite de oliva, macerados de romero, caléndula y lavanda, aceite vegetal de calófilo, cera de abejas, tintura de árnica, aceites esenciales de siempreviva, lavanda y laurel. (el contenido de árnica, tanto en oleomacerado con en tintura y en aceite esencial sobrepasa el 85%)

Esta pomada no cuenta con nada más. La única precaución que hay que tener es no aplicarla en heridas abiertas.

Para golpes y hematomas, hay en el mercado productos muy famosos como el Arnidol de farmacia, el cual, si mirais su INCI, comprobaréis que lleva Phenoxyethanol, un bactericida que afecta a la reproducción y al desarrollo fetal. En Japón está prohibido. La Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria recomienda evitar el uso de cosméticos para bebés que contienen esta sustancia. También lleva nada menos que 5 parabenes, los Parabenes alargan la vida útil de los productos, son bactericidas y fungicidas. Sin embargo, estos químicos antimicrobianos también provocan trastornos hormonales, son disruptores hormonales, ya que pueden imitar el comportamiento de los estrógenos y favorecer el crecimiento de tumores asociados a los niveles de éstos como es el caso del cáncer de mama.

El Arnica de Mercadona lleva Petrolatum y Paraffin como primeros ingredientes: recordad la imagen de un tanque de petróleo dentro del cual nadan otros ingredientes. Eso es petróleo puro, y en la mayor cantidad, ya que vienen al principio de los ingredientes.

Por mucha árnica que contengan, que en el primer caso hablamos de un 6% y en el segundo es mínima, la toxicidad demostrada de los ingredientes que la acompañan impiden considerarlos como libres de peligrosidad para nuestra salud.