Nuestro cuerpo tiene la capacidad de restaurar las células muertas por células nuevas, espontáneamente. Pero a medida que pasa el tiempo o pasamos un periodo de tensión o estrés, esta renovación se hace lenta y la piel pierde oxígeno y humedad natural. Por ello la piel presenta un color apagado. Para mantener la piel sana y visiblemente fresca las células muertas deben caer. ¡De ahí la importancia de la exfoliación!

Nuestra pasta exfoliante ecológica te ayudará a lograr la piel más limpia y pura posible. Con ingredientes naturales y ecológicos, es apropiada para todo tipo de pieles. La combinación de los ingredientes seleccionados te ayuda a purificar y limpiar la piel, y a defenderla de los agentes contaminantes, aportando suavidad y frescura a la piel.

El proceso de exfoliar de forma natural, asegura una efectiva regeneración dérmica, dejándola tersa y más permeable para que pueda respirar y previamente absorber los nutrientes de las cremas hidratantes y nutritivas.

Ingredientes:

Arcilla blanca, polvo micronizado de Argán, cáscara de naranja ecológica pulverizada*, glicerina vegetal, hidrolato de romero, aceite vegetal de jojoba, oleomacerado de lavanda, romero y tomillo en aceite de oliva*, aceites esenciales de lavanda y mandarina.

* Procedente de cultivo ecológico y elaboración propia.

El polvo micronizado de Argán se extrae del fruto maduro de la Argania spinosa. Ayuda a eliminar las impurezas y toxinas presentes en la epidermis mediante su acción exfoliante y a disimular las cicatrices. Permite limpiar el cutis en profundidad aportando luminosidad y suavidad. Ayuda a reducir el acné. Su contenido en vitamina E neutraliza los radicales libres y combate los signos del envejecimiento. Procedente de agricultura ecológica

Acerca de todas las propiedades cosméticas del hidrolato de romero, consulta este enlace en el que hablamos de él, en esta misma página: https://azufactorianatural.wordpress.com/2016/11/06/hidrolato-de-romero/

Los aceites vegetales y oleomacerados aportan nutrición, hidratación, y reparación, con su poder bactericida y antiséptico, calmante y desinfectante.

Cómo lo usamos?

Este exfoliante tiene la textura de una pasta muy consistente. Una o dos veces a la semana, cogemos un  poco de la pasta -del tamaño de una nuez- y con un poco de agua la deshacemos entre los dedos y frotamos la cara con ella. Después podemos aclarar y aplicar un tónico adecuado y  nuestra crema hidratante.

Podrías sustituir el agua por algún aceite vegetal. Si le incorporas aceite, puede que tu piel ya no necesite crema.

Tanto la glicerina como los aceites esenciales actúan como conservantes de esta pasta. Sin embargo, debes guardarla mejor en nevera, o en sitio muy fresco y protegido de la luz solar.