En nuestros talleres de cosmética natural, os damos las claves para hacer las mejores leches limpiadoras, las mejores mascarillas, con productos naturales y asequibles. Compartimos nuestros secretos con todas vosotras, para que tengáis el enorme placer y satisfacción de elaborar con vuestras propias manos, el mejor producto natural para vuestra piel.
Sin embargo, en muchas ocasiones, las obligaciones de la vida diaria os impiden tener el tiempo suficiente para hacer vuestros propios preparados, y entonces, tengo la inmensa fortuna de poder elaborarlos para vosotras.
Tengo vuestra confianza, porque conocéis los ingredientes con los que trabajamos, elaborados muchos de ellos por nosotros mismos, de forma artesanal, con mimo y dedicación, recogiendo o cultivando la planta aromática y medicinal, secándola con paciencia y esmero en los secaderos adecuados, conservándola adecuadamente para que no pierda ninguno de sus valiosos principios, y agradeciendola que nos regale esos principios activos a través de las tinturas, infusiones, oleomacerados, hidrolatos y aceites esenciales que elaboramos.
El resto procede de agricultura ecológica, en contacto siempre que nos es posible con el propio agricultor, y sólo con los que miman de igual forma que nosotros, la materia sensible con la que trabajan.
Para cuando no tenéis tiempo, o queréis regalaros un buen producto natural para vuestra piel, o necesitáis hacer un regalo a alguien querido que apreciáis y queréis, para todos esos casos, elaboramos nuestros productos.
A la carta, por encargo. Siempre adecuándolos a vuestras necesidades, a vuestros gustos, a vuestra piel.
 
Las leches limpiadoras que os preparamos, así como las mascarillas faciales, se adaptaran a vuestra piel: seca, mixta, grasa, normal, sensible, madura, con acné, etc.
También se adaptarán a vuestro momento vital: la adolescencia, la juventud, la madurez.
 
Algunos de los múltiples productos con los que preparamos las leches limpiadoras son la cera de abejas, la harina de avena ecológica, los hidrolatos de hoja de limonero, romero, laurel, tomillo, lavanda, oleomacerados de caléndula y manzanilla, de romero, de lavanda y salvia, en aceite vegetal de almendras dulcas, de albaricoque, de avellana, de girasol ecológico, glicerinas vegetales, jabones neutros, tinturas de benjuí, de aloe vera, de salvia…
 
Las mascarillas faciales tienen el componente fundamental de las arcillas puras y llenas de vitaminas, minerales, oligoelementos, que limpian, purifican, desinfectan, desinflaman, eliminan toxinas, regeneran las células epidérmicas, nutren, realizan una acción antiarrugas, y al ser antisépticas, absorben y previenen la formación de granos y otras imperfecciones.
Las arcillas se enriquecen con hidrolatos, infusiones de plantas, aceites vegetales específicos y oleomacerados, y aceites esenciales adecuados…de palmarosa, lavanda, geranio, romero, salvia, orégano, árbol del te…
 
Todo un mundo de salud y bienestar para la armonía de una piel cuidada. Déjate querer y mimar por productos tan saludables.
“Los efectos profundos sólo se pueden obtener con composiciones individuales”
Margarita Maury, masajista y bioquímica austriaca