Por muy luminoso que venga el otoño, y por muy coloridas las hojas que caen de los árboles, y por muy rojos los frutos que ahora maduran, para algunas personas, esta época cae como una losa que aplasta los ánimos por los suelos.

El otoño no le sienta bien a todo el mundo.

 La llegada del otoño puede traer aparejados ciertos cambios emocionales asociados a una sensación de tristeza. Es la conocida como depresión otoñal.

Afectan a un número importante de la población y los síntomas más frecuentes van desde la tristeza o apatía general, la fatiga, la pérdida de energía hasta trastornos alimentarios, pasando por falta de interés y motivación, incapacidad para concentrase, malhumor, disminución del deseo sexual, imposibilidad de conciliar el sueño o, incluso, la necesidad de dormir demasiado.

Es más frecuente en las mujeres que en los hombres, sobre todo entre aquellas que se encuentran entre los cuarenta y los cincuenta y cinco años, aunque nadie está libre de sentirse afectado.

Y este cansancio, y esta apatía, y esta desgana, ¿a qué se debe?

Aunque no es posible precisar con exactitud por qué se produce, se asocia principalmente a los cambios hormonales que sufre nuestro cuerpo con la llegada de la estación otoñal.

La disminución de las horas de luz hace que suban los niveles de melatonina, provocando somnolencia; también en esta época disminuye la temperatura del cuerpo, lo que implica mayor necesidad calórica y el deseo de comer a todas horas. Además, el aumento de esta hormona implica que disminuya la serotonina, fundamental para regular los estados de ánimo y los ciclos de sueño y vigilia. Por último, los niveles de dopamina también disminuyen con la falta de luz solar, todo lo cual se perfila como la principal causa de la falta de interés, de concentración y de atención.

Hay quien decide optar por el consumo de melatonina o serotonina como un complemento de la alimentación, lo que no se recomienda debido a que podrían afectar al delicado equilibrio endocrino de nuestro organismo, dado que son hormonas y no un suplemento alimenticio.

Existe incluso una denominación para este conjunto de síntomas cuando llegan a manifestarse de un modo más intenso y grave, de tipo patológico: se trata del Trastorno Afectivo Estacional, que se asemeja a una depresión relacionada con el otoño y el invierno, y que empieza a manifestarse con la reducción de la energía, la tristeza o el mal humor.

Si estás en ese punto, es un buen momento para que utilices los aceites esenciales, como valiosas herramientas que te sostengan a nivel anímico, energético, inmunitario y antiinfeccioso en esta época del año.

La aromaterapia al rescate ¡

Ya que el olfato está directamente relacionado con nuestro llamado “cerebro emocional”, es decir, nuestro sistema límbico, la olfacción de aceites esenciales resulta un medio natural, saludable y efectivo para tratar la fragilidad emocional durante el otoño, y recuperar la energía y la vitalidad con la que podamos afrontar los meses más oscuros y fríos del año.

Los aceites esenciales son capaces de modificar nuestro estado de ánimo. Pueden ayudar a eliminar ese cansancio emocional, agotamiento, apatía, tristeza y otros trastornos del ánimo típicos de esta época del año. De forma especialmente notable, la inhalación de los aceites esenciales puede transmitir señales al sistema olfativo y estimular el cerebro, produciéndose la liberación de neurotransmisores, como la serotonina y la dopamina, lo que regulará nuestro estado anímico.

Hemos diseñado una combinación de aceites esenciales que te revitalizarán. Se incluye la energía vital y fortalecedora de las destilaciones de árboles tan estimulantes como el Pino marítimo, del árbol-medicina Ravintsara, del arbusto “que combate el mal” Mandravasarotra y el eucalipto, un gran antiséptico aéreo que activa y clarifica.
Se acompaña con el aroma del aceite esencial de la hierbabuena, que aporta vigor y vitalidad, muy valiosa para estados de agotamiento psíquico, y con el optimismo de la naranja dulce, que reconforta y ayuda a expresar la alegría de vivir.

NUESTRA PROPUESTA AROMÁTICA PARA ENERGÍA Y VITALIDAD

Los aceites esenciales* de la sinergia ENERGÍA Y VITALIDAD son:

Eucalipto (Eucalyptus globulus), Hierbabuena (Mentha spicata), Mandravasarotra (Cinnamosma fragans), Naranja dulce (Citrus sinensis), Ravintsara (Cinnamomum camphora) y Pino marítimo (Pinus pinaster)

 *Certificados ecológicos, quimiotipados.

Producto tres en uno: como inhalador, con recarga, para tu difusor ambiental de aceites esenciales.

Formato del producto: Frasco de vidrio oscuro con tapón dropper de 5 ml. con los aceites esenciales de la sinergia ENERGÍA Y VITALIDAD + Stick con tubo de algodón orgánico para inhalación recargable. Con ese frasco tienes para 25 recargas del inhalador. Cada recarga del inhalador te sirve para 10-15 días.

Modo de empleo del STICK INHALADOR: Quitar el capuchón protector e introducir el tubo inhalador en cada fosa nasal, realizando al menos 5 profundas inhalaciones por cada narina, al comenzar al día y 2-3 veces al día, según necesidad.

Modo de empleo para el DIFUSOR de ACEITES ESENCIALES: añades 6-8 gotas junto con 150 ml. de agua destilada, y lo conectas al levantarte durante máximo media hora. Puedes conectarlo un par de veces más al día, en caso de necesidad.

Asesoramiento personalizado en Aromaterapia científica y familiar. Consultas con cita previa en el 608276356

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.