“Chandana” en sánscrito significa madera de sándalo rojo,y en Ayurveda significa significa “estar contento o alegre“ ya que se considera que el sándalo rojo es un excelente remedio para la mente, para tonificar el cerebro.
 
Hemos bautizado así este jabón porque uno de sus componentes es el sándalo rojo, el cual en uso externo, tiene propiedades cicatrizantes y astringentes, y un gran poder antiinflamatorio y purificante, ya que ayuda a eliminar las toxinas a través de la piel y la deja limpia en profundidad.
Por eso, el sándalo y los productos que lo contienen, son muy indicados para las pieles con espinillas o acné.Otro uso muy común del sándalo en la India es su poder rejuvenecedor, se aplica en distintos formatos (jabones, cremas, mascarillas) para prevenir y combatir las arrugas.Su uso está especialmente destinado para la limpieza profunda, principalmente facial, especialmente indicado para personas con acné (juvenil o adulto) o espinillas y, para las pieles maduras para ayudar a combatir las arrugas.
 
También contiene cacao en polvo puro: el cacao es hidratante, antioxidante e incentiva la producción de colágeno y elastina. Su uso dejará nuestra piel hidratada, suave, reafirmada y contribuirá a evitar el envejecimiento por su efecto antioxidante. Además nos aportará vitalidad, entusiasmo e incluso contribuirá a mejorar nuestro ánimo.
Produce un jabón corporal y facial para la piel sensible y seca. También lo podemos utilizar para la limpieza diaria de la cara.
Ingredientes*: Aceite de oliva virgen de primera presión en frío macerado con hipérico, romero y caléndula, aceite de coco, manteca de karité, aceite de ricino, leche de cabra, sándalo rojo en polvo, cacao puro en polvo, arcilla blanca, aromas de chocolate y mora.
La Leche de Cabra es rica en proteínas, vitaminas y minerales que son beneficiosos para la piel, además de los lípidos que se encuentran en la leche para humectar la piel, previniendo la sequedad y el agrietamiento. La ciencia moderna ha confirmado el inmenso valor de la vitamina E para la piel, la cual se encuentra en la Leche de Cabra, además de su rica y cremosa textura que hace un jabón suave y cremoso. La leche de cabra tiene propiedad nutricional, curativa, humectante y rejuvenecedora, además de prevenir la sequedad. 
Contiene retinol que es un antiarrugas, ácido láctico que es un renovador celular y ayuda a tratar las líneas de expresión. No actúa solamente nutriendo por su composición química, sino que acompaña e introduce los nutrientes dentro de la célula. Esta virtud la hace especialmente importante en pieles dañadas y alérgicas.
La arcilla blanca, denominada también caolín, tiene efecto antiinflamatorio, desintoxicante, antibacteriano, cicatrizante, facilita la limpieza del cutis sin llegar a resecar en exceso lo que la hace apta también para pieles secas, mates y sensibles, ayuda en la regeneración celular, aporta minerales a la piel para darle luminosidad y vitalidad, regula y elimina el exceso de grasa y deja la piel suave y tersa.
Con las buenísimas propiedades que tienen sus ingredientes, podéis imaginar que es un jabón cremoso,  suave, con un agradable e intenso aroma a cacao que aporta efectos estimulantes y energizantes porque ayuda a generar endorfinas, hormonas encargadas del bienestar y buen humor. 
Produce abundante espuma, gracias al aceite de coco y de ricino. 
Muy recomendable tanto para uso facial como corporal, para personas con la piel seca, sensible, con eccemas, etc. pero que pueden usar todo tipo de pieles. Deja una agradable sensación de hidratación en la piel, por lo que si tu piel es normal, no hace falta usar crema hidratante después de la ducha.

*Todos nuestros jabones se hacen en su totalidad con aceites vegetales en los que se han macerado plantas aromáticas y medicinales.  Todo el proceso de elaboración de cada jabón puede llevar de seis a doce meses: la saponificación en frío del jabón suponen 40 días, que en algunos casos se amplía de dos a cuatro meses, dependiendo de la textura final. El proceso de maceración lleva de dos a seis meses, dependiendo del tipo de maceración. Previamente a la maceración, ha habido que cultivar y secar durante dos a cuatro semanas, o bien recolectar en el lugar y momento justo de concentración de principios activos, y en ambos casos, con criterios ecológicos, de respeto y cuidado con el medio ambiente. Tienes en tus manos un producto artesano, elaborado con mimo, cuidado, dedicación y tiempo, mucho tiempo.