JABÓN ECOLÓGICO DE LAUREL 100%

Hidrata, calma, suaviza. Para todo tipo de pieles en especial con acné, herpes, eczema, micosis, psoriasis, dermatitis bacteriana. Usado para la higiene diaria de manos, cara y cuerpo. También se puede usar como champú para evitar problemas de caspa, dermatitis seborreica y caída del cabello, y en cabellos grasos. Puede usarse como Jabón íntimo, y como jabón -espuma de afeitado. También puede utilizarse como mascarilla facial purificante y desinfectante.

JABÓN DE CARA Y MANOS-JABÓN DUCHA-JABÓN ÍNTIMO-CHAMPÚ-JABÓN DE AFEITAR-MASCARILLA FACIAL

INGREDIENTES*:
Oleomacerado de hojas de laurel en aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío, aceite de coco, manteca de cacao, cera virgen de abejas, sosa cáustica, agua destilada. Hojas de laurel secas trituradas. Todos los ingredientes son ecológicos. En proceso de saponificación en frío.

Éste es un jabón vegetal natural, biodegradable y apto para todo tipo de pieles. Por su composición dicen que se encuentra entre los jabones más antiguos del mundo. Con laurel se fabrica el jabón de Alepo, una de las ciudades más importantes de Siria, donde comenzó a fabricarse hace unos 2000 años. Ésta es nuestra particular versión del jabón de Alepo, realizado con laureles aromatizados por el ambiente costero del Cantábrico.

Otoño 2019, recogida de laurel en el Buciero. Santoña.

Presenta propiedades antibacterianas, antisépticas, fungicidas y evita la aparición de hongos y bacterias. No tiene ningún tipo de perfume por lo que simplemente huele a jabón. Este es un olor al que ya no estamos muy acostumbrados, es un olor antiguo y natural. Los aceites esenciales en el proceso de saponificación, pierden sus propiedades y casi en su totalidad hasta su aroma, por lo que se prescinde de incorporar un ingrediente tan valioso, que no va a aportar ninguna propiedad al jabón.

La textura de nuestro jabón de laurel es muy cremosa porque a la fórmula original le añadimos ingredientes que aumentan la formación de espuma y la suavidad, como el aceite de coco. Deja la piel del cuerpo muy hidratada. Puede usarse como limpiador facial y la verdad es que funciona muy bien para reducir el exceso de grasa en la piel.

JABÓN QUE HIDRATA Y SUAVIZA LA PIEL, CARA, MANOS Y TODO EL CUERPO. Con antioxidantes que restablecen el equilibrio del pH en la piel, y con propiedades antiinflamatorias que ayudan a combatir la irritación de la piel, haciéndola perfecta para pieles sensibles,y especialmente indicado para personas con la piel grasa. Incluso se puede extender sobre la piel y dejarlo reposar un tiempo para que sirva de mascarilla facial.

SEGURO PARA TODAS LAS PIELES Y CON PROPIEDADES ANTIBACTERIANAS. El jabón de laurel es seguro para todo tipo de pieles y es ideal para la piel con acné, herpes, eczema, psoriasis, dermatitis bacterianas. Protege de las irritaciones del afeitado, pudiendo usarse como jabón- espuma de afeitar y  para después de la depilación.  Por sus cualidades antisépticas, puede utilizarse incluso como jabón íntimo. Es antiséptico, antiinflamatorio y antioxidante.

JABÓN CON PROPIEDADES ANTIVIRALES Y ANTIMICÓTICAS. Además de las propiedades antibacterianas, el laurel aporta al jabón sus propiedades antivirales y antifúngicas. 

EL JABÓN DE LAUREL Y SU USO COMO CHAMPÚ. Adecuado para tratar problemas de caspa y dermatitis seborreica debido al contenido de aceite de laurel.Su uso como champú sobre todo en pelo corto y graso, ha demostrado su eficacia, y gracias a este jabón, el pelo queda suave, brillante y nada apelmazado. Regula la producción de sebo del cuero cabelludo, y el control de la grasa consigue aportar brillo al pelo y volumen, y evitar su caída cuando procede el problema de estas causas.

Este jabón, como todos los jabones que se realizan con aceite vegetal y sosa, da como resultado una sal detergente, que es la que limpia, y una glicerina hidratante, que es la que permanece en la piel. Por lo tanto, este jabón como todos los naturales es beneficioso para cualquier tipo de piel, dejándola hidratada.

*Todos nuestros jabones se hacen en su totalidad con aceites vegetales en los que se han macerado plantas aromáticas y medicinales.  Todo el proceso de elaboración de cada jabón puede llevar de seis a doce meses: la saponificación en frío del jabón suponen 40 días, que en algunos casos se amplía de dos a cuatro meses, dependiendo de la textura final. El proceso de maceración lleva de dos a seis meses, dependiendo del tipo de maceración. Previamente a la maceración, ha habido que cultivar y secar durante dos a cuatro semanas, o bien recolectar en el lugar y momento justo de concentración de principios activos, y en ambos casos, con criterios ecológicos, de respeto y cuidado con el medio ambiente. Tienes en tus manos un producto artesano, elaborado con mimo, cuidado, dedicación y tiempo, mucho tiempo.