El Jabón de Miel es útil contra las irritaciones y el envejecimiento cutáneo, ideal para pieles sensibles. El único aroma que lleva es el de la propia miel y el de la cera de abejas.

La miel es un gran antiséptico y emoliente y está llena de vitaminas, es anti bactericida, favorece el proceso de cicatrización de heridas y quemaduras y  es muy adecuada para la limpieza facial, por sus propiedades astringentes y suavizantes.

El uso de este jabón proporciona una inmensa suavidad de la piel: suaviza, hidrata, nutre.

Ingredientes*: Aceite de oliva virgen extra ecológico de primera presión en frío macerado con manzanilla, caléndula y malva, manteca de cacao, aceite de coco, cera virgen de abejas. En proceso de saponificación en frío.

*Todos nuestros jabones se hacen en su totalidad con aceites vegetales en los que se han macerado plantas aromáticas y medicinales.  Todo el proceso de elaboración de cada jabón puede llevar de seis a doce meses: la saponificación en frío del jabón suponen 40 días, que en algunos casos se amplía de dos a cuatro meses, dependiendo de la textura final. El proceso de maceración lleva de dos a seis meses, dependiendo del tipo de maceración. Previamente a la maceración, ha habido que cultivar y secar durante dos a cuatro semanas, o bien recolectar en el lugar y momento justo de concentración de principios activos, y en ambos casos, con criterios ecológicos, de respeto y cuidado con el medio ambiente. Tienes en tus manos un producto artesano, elaborado con mimo, cuidado, dedicación y tiempo, mucho tiempo.