Con los limones ecológicos de nuestro jardín aromático, y sus cortezas deshidratadas y pulverizadas, elaboramos un exfoliante de increíbles propiedades regenerantes.

Suave, hidratante, para pieles grasas. Es astringente y limpiador. Va muy bien para el acné, espinillas, verrugas ó granos. Atenúa las manchas de la piel.

El jabón de limón restaura la acidez natural de la piel y tiene propiedades astringentes y antisépticas.

A veces notamos que nuestra piel se ha quedado sin brillo por los excesos de sol, el cloro de la piscina o la sal del mar. Es el momento de exfoliarla para retirar las células muertas que se acumulan en la epidermis y así acelerar la regeneración de la piel.

La piel se regenera naturalmente cada 28 a 30 días. Al exfoliar, activamos la circulación, suavizamos la piel y, lo más importante, ayudamos a la regeneración de células nuevas, lo que fortalece la piel y la provee de elasticidad. Al eliminar la capa de células muertas e impurezas depositadas sobre la piel también permite una mejor oxigenación de las células y proporciona inmediatamente una piel suave, lisa y transparente.

Es desinfectante y re-equilibra el cutis graso, aunque puede usarse por todo tipo de piel, ya que contribuye a su limpieza y suavidad. Es un gran rejuvenecedor de la piel.

Estos jabones artesanos y naturales aportan protección, suavidad, hidratación, elasticidad y el efecto antioxidante y tónico de la piel; a la vez que sus aromas naturales despiertan y estimulan los sentidos, y puede usarse por todos los miembros de la familia. El jabón de limón restaura la acidez natural de la piel y tiene propiedades astringentes, antisépticas y ligeramente exfoliantes gracias al ácido cítrico, que permiten eliminar la grasa y las pieles muertas.

El limón aclara las manchas cutáneas, es antiarrugas y desodorante. Va muy bien para el acné, espinillas, verrugas ó granos.

Modo de empleo: Conviene aplicarlo una o dos veces a la semana, preferiblemente por la noche, con un suave masaje en movimientos circulares, dejando actuar un momento antes de aclarar. También podría aplicarse en masaje a la hora de la ducha, para tonificar a la vez que hidrata y nutre la piel.

Ingredientes*: oleomacerado de manzanilla, ecológica y caléndula ecológica de cultivo propio en aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío, aceite de coco, cera de abejas, cáscara de limón ecológico deshidratada y pulverizada.

Precaución: No usarse antes de ir a tomar el sol.

*Todos nuestros jabones se hacen en su totalidad con aceites vegetales en los que se han macerado plantas aromáticas y medicinales.  Todo el proceso de elaboración de cada jabón puede llevar de seis a doce meses: la saponificación en frío del jabón suponen 40 días, que en algunos casos se amplía de dos a cuatro meses, dependiendo de la textura final. El proceso de maceración lleva de dos a seis meses, dependiendo del tipo de maceración. Previamente a la maceración, ha habido que cultivar y secar durante dos a cuatro semanas, o bien recolectar en el lugar y momento justo de concentración de principios activos, y en ambos casos, con criterios ecológicos, de respeto y cuidado con el medio ambiente. Tienes en tus manos un producto artesano, elaborado con mimo, cuidado, dedicación y tiempo, mucho tiempo.