La maravilla de la caléndula reúne innumerables y excepcionales cualidades medicinales y cosméticas, a partir de los principios activos que se concentran en sus flores, que, una vez secadas convenientemente, podemos utilizar en tantos y tan eficaces preparados herbales, tanto para la salud y belleza de nuestra piel, como para el tratamiento de afecciones dermatológicas y para un uso interno.

Gracias a sus principios amargos, tiene acción aperitiva, digestiva, hepática y depurativa: su efecto sobre el hígado y la vesícula biliar ya era señalado por los seguidores de la teoría de las signaturas, debido al color amarillo de sus pétalos, lo que ha sido recientemente demostrado y reconocido científicamente. La caléndula soluciona las deficiencias hepáticas y problemas de vesícula, es colerética.

Muy útil en menstruaciones demasiado abundantes y dolores asociados. Una cura de caléndula una semana antes de la regla, ayuda a superarla sin dificultad. En uso interno, también resulta muy efectiva en casos de gastritis y gastroenteritis. Cicatriza las úlceras de estómago y duodeno.

La caléndula se utiliza a nivel medicinal como una gran vulneraria y podemos usarla en golpes y contracturas e incluso en heridas abiertas, gracias a sus abundantes flavonoides y al ácido salicílico que le aportan estas potentes acciones. Es una planta cicatrizante, antiinflamatoria, emoliente, antiséptica, y podemos usarla también en inflamaciones y erupciones cutáneas, dermatitis, psoriasis, eccemas, úlceras crónicas, venas varicosas, flebitis, callos, verrugas, llagas, contusiones, esguinces, otitis. Es callicida y por tanto se la puede usar en verrugas y callos.
Se le atribuyen efectos anticancerígenos cuando se aplica en pomada sobre los tumores de la piel.

Algunos botánicos la consideran como la más idónea para curar quemaduras de primer grado, como son la mayoría de las producidas por el sol.

Estimula además las células que reparan los tejidos dañados, los fibroblastos, y estimula también la formación de ácido hialurónico, aportando hidratación y elasticidad a la piel, por todo lo cual es ingrediente imprescindible en el tratamiento de dermatitis en general: acné, escoriaciones, erupciones.

Es una aliada imprescindible para la belleza del cutis. En cosmética la podemos usar para cremas hidratantes, productos solares pre y post exposición, ya que debido a las saponinas, gomas y mucílagos que contiene, cuenta con una gran capacidad humectante: suaviza, tonifica e hidrata la piel.

De excepcional importancia en oleomacerados y extractos en jabones, para piel sensible, de niños, y todo tipo de problemas dermatológicos.

También se usa incluso como colirio en casos de conjuntivitis. Para la salud de los ojos es impresionante su poder medicinal,

Se pueden incluso tomar sus hojas secas y pulverizadas añadida a nuestros platos como una especia más.

Como elixir floral, según Clara Castelloti, se le llama el elixir de la hospitalidad, porque es ideal para personas que no saben comunicarse con amor, que discuten y carecen de receptividad en su comunicación con los demás. Ayuda a comunicar, mejor dicho, a utilizar convenientemente la palabra como fuerza creadora, y a eliminar la incomprensión. Clara Castelloti recomienda unir con gemas como turquesa o aguamarina, que purifican el chacra de la garganta.

Si tenéis más curiosidad por esta planta, y todas sus propiedades, recetas y usos, podéis escuchar  aquí  el programa de radio de nuestro espacio El Jardín de la Salud, que le dedicamos a la Caléndula.

Si ponéis la palabra caléndula en el buscador de nuestra web, en la página de Inicio, veréis la cantidad de preparados que realizamos con esta maravilla de planta.

Para la preparación de cualquiera de todos los remedios herbales para las que se puede utilizar, son necesarias sus flores secadas convenientemente, tanto para infusión, como para oleomacerados con los que luego realizar leches corporales, cremas faciales, pomadas y bálsamos, bálsamos labiales, etc. incluso para tinturas también es necesaria su flor seca, y ya que nuestras caléndulas del jardín este año han sido tan extraordinariamente generosas, ponemos a la venta nuestro excedente de producción.

Nuestra caléndula procede de cultivo propio en ecológico en nuestro Jardín aromático, y la recolección ha sido realizada, en el momento justo de su floración, esta primavera. Está secada convenientemente en nuestros secaderos de Cantabria, manteniendo todos sus principios activos y envasado en bolsas de 5 gramos. Producción limitada. Pedidos por encargo. Precio: 10€