De la fragante y deliciosa feijoa

En nuestros paseos diarios por el entorno de mi pueblo, aquí en Cantabria, tenemos la inmensa fortuna de encontrarnos con un árbol, plantado en un jardín privado, que regala su belleza, su aroma y su sombra a todos los que pasamos junto a él. Ahora en otoño lanza algunos de sus frutos al paso de los viandantes, como nosotros, que agradecidos los recogemos como un maravilloso regalo y un tesoro. Y ya que son muy desconocidos, no es habitual encontrarlos a la venta, y tienen un sinfín de propiedades, os contaré algo de estos deliciosos frutos y del árbol del que proceden:

Acca sellowiana, (ó Feijoa sellowiana)

Es originario de las tierras altas del sur de Brasil y Uruguay, y se adapta perfectamente bien a climas subtropicales y templados, por lo que en Cantabria hace años que ya se encuentra en algunos jardines.

Resiste el frío, tolera las heladas, aunque no por debajo de los -12 °C. Es sensible a las temperaturas muy elevadas y a la excesiva sequedad del aire.

Es una mirtácea, arbusto -también llamado guayabo del Brasil- perenne que ha sido considerado durante mucho tiempo como una planta ornamental debido a la belleza de hojas de un verde intenso, lisas y brillantes por el haz y blanquecinas por el envés, pero sobre todo por sus bellísimas flores, grandes, con colores violeta y blanco-rosado, con estambres rojos en verano, cuyos pétalos son comestibles.

Sin embargo, sus frutos exóticos son tan valiosos, fragantes y medicinales, que bien merece que hablemos de ellos, ya que maduran ahora en otoño.

La fructificación requiere clima fresco y el fruto madura en otoño. La pulpa del fruto es gelatinosa, carnosa, blancuzca o amarillenta, y fragante -su olor recuerda algo a la piña-. Es comestible, rica en vitamina C y con ella se preparan bebidas, jaleas, helados y mermeladas.

El botánico alemán Otto Karl Berg la nombró feijoa en honor a João da Silva Feijó (siglo XVIII), director del Museu de História Natural de S. Sebastião, en Brasil.

Ojo ¡Espera a que madure

La feijoa o guayaba (ojo porque no hablamos de la guayaba que probablemente conocéis más, la que procede del Psidium guajava, ambas son parientes, proceden de la misma familia de las mirtáceas) a diferencia de otras frutas que se quedan en el árbol hasta madurarse, ella se madura una vez que ha caído de éste.

Sus propiedades se consiguen sólo cuando ha madurado por completo, así que hay que tener paciencia y dejarla que realice todo ese proceso.

Usos nutritivos y medicinales de la feijoa

Sus propiedades se han aprovechado desde la antigüedad.

Esta fruta posee un altísimo contenido de clorofila en su composición y la ingesta de la misma ayuda enormemente al sistema nervioso central pues le permite a este combatir condiciones como la fatiga, la irritabilidad e incluso mejorar el estado de ánimo.

Los usos medicinales de la feijoa son varios, en principio se emplean para prevenir y mejorar los síntomas de gripes, catarros y resfriados, al mejorar el sistema inmunológico por su alto contenido de vitamina C.

La vitamina C es un nutriente importante para el organismo, ya que entre muchas cosas más, ayuda a formar, mantener y reparar los tejidos y mejora la absorción de hierro. La feijoa es una buena fuente de vitamina C, ya que contiene más de la mitad de la cantidad diaria recomendada para una persona adulta.

Además, como la vitamina C también contiene propiedades antioxidantes, lo que significa que ayuda a proteger al deterioro celular y los daños causados ​​por los radicales libres.

Además de la vitamina C, nos aporta vitaminas B1, B2, B3, B6, B9, así como vitaminas A, E, además de minerales valiosos como el calcio, hierro, magnesio, sodio, zinc, fósforo, potasio y ácido cafeico.  

El ácido caféico posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

La feijoa contiene más de la mitad de la cantidad recomendada de ácido fólico para un adulto. Ya sabéis que es el que sobre todo se recomienda a las mujeres embarazadas, pero hay que saber también que este ácido es muy importante para la salud del hígado, y por tanto, para desintoxicar el organismo, ya que nos ayuda a mantener al hígado sano.

Es baja en calorías -100 gr. de feijoa sólo tienen 38 gr. de calorías- y tiene un bajo índice glucémico -100 gr. de feijoa sólo tienen 4 gr. de azúcar, que se encuentra en forma de fructosa, lo que significa que no eleva los niveles de azúcar en sangre de manera significativa.

Es una buena fuente de fibra dietética, que es un tipo de carbohidrato que se encuentra en los alimentos de origen vegetal, que no se digiere, no aporta calorías y ayuda a mantener el tránsito intestinal regular, evitando así el estreñimiento. Ayuda a controlar el peso, genera sensación de saciedad y puede ayudar a reducir el colesterol.

También se usa para tratar las tiroides por los aportes de yodo que se consiguen con su consumo. Además, eleva los niveles de hemoglobina y estimula el sistema digestivo.

Puede ser beneficiosa para tratar la artritis, la gota y la diabetes debido a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Se ha demostrado que la fruta feijoa puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación en las articulaciones, así como los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes. 

Cómo consumir feijoas

Cuanto menos se proceso la fruta para su consumo, mejor aprovecharemos sus propiedades.

Se puede tomar directamente, abierta por la mitad, como si fuera un kiwi.

Se puede tomar en batidos sola ojunto con un poco de agua y chía, al que podemos añadir unas gotas de zumo de limón para potenciar su sabor, aunque ella ya tiene de por sí un sabor agridulce si no está totalmente madura, en cuyo caso es todo dulzura.

Se podrían preparar mermeladas, compotas y jaleas con la feijoa, ya que su contenido es muy gelatinoso, lo que permite conseguir una consistencia ideal para estas preparaciones, sin embargo, tened en cuenta que al cocinarlo va a perder parte de la vitamina C.

Feijoa para tu piel

La feijoa también tiene un uso dermatológico, os dejo un par de recetas:  

  • Para la belleza de la piel y el cabello, puedes tomar el siguiente preparado: batir 4 feijoas, agregar un poco de miel de abeja Opcional:  añadir una pizca de jalea real y de polen. Se toma durante ciclos de 30 días, realizando una pausa de 15 días.
  • Puedes realizar una mascarilla facial con una feijoa batida a la que agregas una cucharada de miel. Mantenla durante 20 minutos y aclara con agua tibia.

Precauciones

La fruta feijoa no es adecuada para las personas que tienen alergias o intolerancias a la fruta, los alimentos o las sustancias que la contienen. Y como es pariente de la guayaba, deben evitar comerla quienes tengan alergia a las guayabas.

Entre los posibles efectos secundarios que puede producir su ingesta, se incluyen diarrea, vómitos, náuseas, dolor de estómago y reacciones alérgicas en la piel. Lo que puede aparecer si se comen en exceso, nada nuevo, ya que es la misma precaución que hay que tener con otras muchas frutas como las ciruelas, o los kiwis.

Si padeces alguna úlcera, gastritis, insuficiencia renal o hipersensibilidad al yodo tienes que evitar comer esta fruta ya que, puede agravar los síntomas de tu enfermedad.

Feijoa-Fizz

Mirad el milagro de las redes sociales¡ Una de nuestras seguidoras, Alejandra Pino Barrales, que vive en Nueva Zelanda, nos ha pasado la receta de una bebida de soda que se hace con las cáscaras de las feijoas¡ Muchas gracias Alejandra¡¡¡ Os dejo el enlace de la receta de esta soda, Feijoa fizz, para que disfrutéis¡¡¡

Alejandra Pino Barrales

Azu Factoría Natural https://www.angsarap.net/2020/08/17/feijoa-fizz/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.