Remedios herbales de la antigüedad útiles hoy en día

 

 
Título: Remedios herbales de la antigüedad útiles hoy en día
Autora: Palmira Pozuelo, farmacéutica especialista en Nutrición y Dietética naturista y Nutrición celular.
2016
Ed. Cydonia S.L.
261 pág.
 
Este libro que acaba de publicarse, recién calentito está, y que he descubierto gracias a mi gran amiga Leticia -Esencias de Liébana-, reúne en sus páginas tres de mis pasiones: la historia, las plantas medicinales y los métodos curativos. Bueno, vamos a añadir un cuarto, para completar mi admiración por él: la aplicación en la actualidad de los remedios recuperados y sus usos prácticos, todo ello con una base científica y farmacológica que deja fuera de toda duda posible, la eficacia en sus resultados, siempre y cuando se apliquen adecuadamente.
En el comentario del libro, voy a tratar de describir sus contenidos y apartados, sin descubrir todos sus encantos y sorpresas, para que os quede curiosidad suficiente para adquirirlo. El prólogo se inicia con una cita que es toda una declaración de intenciones: una frase de Manuel Lezaeta, que fue todo un personaje, adelantado a su tiempo:“La salud es el resultado de nuestros actos de cada día. No se obtiene en la consulta con el médico ni se compra en el mostrador de la farmacia”

Su autora, Palmira, también es una adelantada a su tiempo, porque ha sido pionera en diversas líneas de trabajo que hace 30 años eran novedosas. Es una farmacéutica a la antigua usanza, que se declara en contra de la farmacia comercial, “interesada e industrializada, que tantos conocimientos tradicionales sencillos, baratos y prácticos ha pisoteado”.

Parte del mundo vegetal, la botánica, como fuente inagotable de conocimientos, y recorre los mundos de la cosmética vegetal, la nutrición, la dietética, la higiene corporal, la salud y el naturismo, siempre reciclándose, siempre abierta de mente, tanto al conocimiento científico como a cualquier otro mecanismo de percepción.

Su prologuista, Emilio Blanco Castro, doctor en biología, consultor ambiental y especialista en botánica y etnobotánica, señala la pasión que comparte con Palmira acerca de la cultura popular, a los que me uno, especialmente en la conservación de los conocimientos tradicionales de las plantas, de lo que tanto se habla pero de lo que tan poco se invierte ni se investiga en profundidad. Estamos dejando escapar tantos saberes…que se van muriendo con cada persona mayor de cada pueblo…

Este libro recupera saberes tradicionales, remedios herbales y los trae a la actualidad. Su intención es promover el conocimiento y la utilización de las plantas medicinales y estimular el uso de remedios herbales a partir de recetas sencillas al alcance de cualquier persona, utilizando plantas medicinales sin toxicidad, fácilmente localizables en herbolarios, farmacias, el campo o incluso en huerto, terraza o jardín.
Es un libro, tal y como se propone y consigue la autora, de fácil lectura, para lo que ha huído de tecnicismos. Tras la introducción, la autora presenta un delicioso recorrido por la antigüedad y sus hitos más señalados en el uso de plantas medicinales a lo largo de la historia. Sólo por este capítulo, el libro ya me enamoró.
La autora es tan didáctica que dedica un apartado del libro a cómo utilizar el propio libro: en su primera parte aborda temas introductorios sobre el modo de acercarse al conocimiento de la utilización de las plantas medicinales: cómo conseguir los materiales para realizar las recetas, etc. Después se analiza monográficamente una selección de remedios y plantas medicinales, empleados desde tiempos remotos.
Cada capítulo se dedica a un remedio basado en una planta, 25 en total, y comienza comentando sus usos en el pasado, con alusiones mitológicas cuando las hubiera, y aportando datos del uso actual, principios activos y estudios actuales que justifican su uso científico y medicinal: abedul, ajedrea, ajenuz, ajo, albahaca, alquemila, áloe, cardo, clavo, encina, granado, hipérico, hisopo, laurel, lavanda, melisa, milenrama, mirra, muérdago, olíbano, pino, romero, salvia, saúco y vid.
No se extiende, y se agradece, en aspectos botánicos meticulosos, ya que no es el objetivo del libro. Respecto a las recetas incluidas, ha seleccionado aquéllas más sencillas de elaborar y con ingredientes más fáciles de encontrar. Botiquín casero, glosario de términos, bibliografía seleccionada así como lugares donde conseguir materias primas son otros capítulos que enriquecen el libro y facilitan la aplicación práctica para la elaboración casera de los remedios.
No me resisto a señalaros una perla del libro, como por ejemplo el Agua del Carmen, cuya receta original data de 1610 y su autoría se atribuye a los Carmelitas Descalzos, usada tradicionalmente contra ataques de nervios o histeria, cambios de carácter, exageración de sentimientos, alteraciones físicas y psíquicas. Cura los síntomas del estrés y los trastornos gastrointestinales y nerviosismo. Cuenta la historia que alegraba y confortaba el corazón y los malestares del alma. La botella de Agua del Carmen estuvo en los hogares españoles muy presente hasta el siglo pasado.
 
Sólo para terminar os recomiendo muy encarecidamente la lectura de este libro, que es un tesoro, que merece ocupar un lugar privilegiado entre nuestros manuales de consulta y estudio, y que por su valor, debiéramos de dejarlo en herencia a nuestros hijos.
Gracias, Palmira.

(* las imágenes son extraídas de la presentación del libro en Madrid, a cargo de su autora)

 
 
 
 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .